Atención, se abre en una ventana nueva. PDFImprimirCorreo electrónico

 

Ereván, la capital de Armenia está situada en el centro del país, en el extremo oriental de la llanura del monte Ararat y a orillas del río Hrazdán. A pesar de su larga historia que data del siglo VIII a.C. es una ciudad europea, moderna, vibrante, llena de vida, con grandes plazas, anchas avenidas, verdes parques, catedrales, teatros y museos, muchísimas terrazas, edificios construidos en tufo (toba), la piedra volcánica originaria del país que da a los edificios una sorprendente policromía que va desde el rosado hasta el verde. 

 


 

La historia de Ereván se remonta al siglo VIII a.C. con la fundación de la fortaleza urartia de Erebuní en el año 782 a.C. Progresivamente, el nombre Erebuní evolucionó en el idioma armenio entre el s. V o el IV a.C., modificando la letra "b" en el nombre, hasta convertirse en "v". Tras haber estado dominada principalmente por romanos, partos y árabes, la ciudad pasó a formar parte del imperio del conquistador mongol Tamerlán en 1387. En el siglo XV Ereván estuvo bajo la hegemonía de Persia y desde el siglo XVI al XVIII, en las guerras turco-persas, la ciudad pasó sucesivamente del dominio persa al turco catorce veces. El 7 de junio de 1679 un devastador terremoto arrasó la ciudad.


 

A partir de 1747 la ciudad formó parte del Canato de Ereván, un principado musulmán bajo el dominio del Imperio Persa. En 1827 fue conquistada por Rusia. Fue la capital de la Armenia independiente desde 1918 hasta 1920, y de la República Socialista Soviética de Armenia desde 1920 hasta 1991 en que se independizó la actual República de Armenia. 

La era soviética transformó la ciudad en una moderna metrópoli industrial de más de un millón de personas, de acuerdo con el preminente arquitecto armenio Alexander Tamanián. Ereván también se convirtió en un importante centro cultural y científico. Tamanián incorporó las tradiciones nacionales con la construcción urbana contemporánea. Su diseño presenta una disposición radial-circular a la que sobrepone la ciudad actual.

Ereván moderno
 

El centro de la ciudad es la Plaza de la República rodeada de bellos edificios de ministerios, el hotel Marriott, la Oficina Central de Correos y algunos establecimientos comerciales. La parte central de la misma representa un motivo imitando los diseños de las alfombras tradicionales armenias. Al fondo está el edificio del Museo de Historia y la Galería Nacional del Arte delante del que hay fuentes musicales. 

 

Por la avenida peatonal del Norte la Plaza de la República se une con la Plaza de Libertad (Azatutiún) donde está el edificio del Teatro de la Opera y Ballet (arquitecto A. Tamanián). El diseño y la maqueta del edificio fueron presentados en la Exposición mundial de 1936 en París y galardonados por Gran Premio.
 

No muy lejos de la ópera está la Cascada con el monumento al gran arquitecto A.Tamanián, unas estatuas, donaciones de los escultores latinoamericanos, entre las que está el Gato de Fernando Botero. Es un complejo arqutectónico monumental de 5 plantas, el lugar preferido de los jóvenes. Por la escalera mecánica se puede subir a cada planta, la última de las cuales sirve de mirador desde donde se abre todo el panorama de Ereván con el monte Ararat en el fondo. 
 

En el mirador se yergue el obelisco conmemorativo a los caídos de la Gran Guerra Patria de 1941-1945 contra los facistas hitlerianos. Detrás está el parque de la Victoria con el monumento Mayr-Hayastán (la Madre Armenia).

En la cercanía de la Cascada se encuentran Matenadarán, el museo Ervand Kochar, Taller-museo Djotto (Guevorg Grigorián), museo Martirós Sarián, casa-museo Hovhanés Tumanián, casa-museo Ara Sargsián y Hakob Kodjoián y la iglesia de la Santa Madre de Dios, llamada también Zoravor (Poderoso, 1693) con el sepulcro de San Ananías. 

Delante de Matenadarán se extiende la avenida Mashtots al cabo de la cual se puede visitar la mezquita Azul (la única en Armenia, 1765), la Catedral Surb Sarguís (San Sergio, s.XV) y el mercado cubierto con su magnífica puerta, el museo del Arte moderno y a la proximidad el museo Paradjanov.

La avenida Mariscal Bajramián que cuenta con muchas casas privadas, edificios recién construidos y oficiales: casas-museos Aram Jachaturián, Avetik Isahakián; Casa de los escritores, Casa de arquitectos, Asamblea Nacional, palacio presidencial, representaciones diplomáticas, Academia de Ciencias, Universidad Americana.
 

Entre la Plaza de la República y la de Shahumián se extiende el bulevar de Fuentes que recibió su nombre gracias a 2750 pequeñas surtidores instaladas en 1968, con motivo del 2750o aniversario de la fundación de Ereván (782 a.C). Siguiendo todo recto se llega a la avenida Gregorio el Iluminador donde está el Ayuntamiento y el Museo de la Historia de Ereván.

 

Cerca de la estación del metro Zoravar Andranik está la iglesia San Gregorio el Iluminador, la mayor de Armenia, construida en 1996-2001 con motivo del 1700o aniversario de la adopción del cristianismo en Armenia como religión oficial (301). En septiembre de 2001 el propio papa Juan-Pablo II celebró la misa inaugural de la iglesia.

  La imágen de Ereván no estará completa sin la visita a Vernisage, el mercado de rica artesanía que más bien parece un museo al aire libre. Aquí todos los sábados y domingos los hábiles artesanos presentan sus obras de plata y oro, piedra y madera, cerámica y barro, bordados, alfombras, muñecas en trajes tradicionales, distintos souvenires y mucho más.